Vitale, Ida

Es poeta, traductora, ensayista, profesora y crítica, y una de las figuras más relevantes de la “Generación del 45” en Uruguay. Su poesía es esencialista, es decir, busca la esencia de las cosas a través de las palabras. Sus poemas son breves, pero intensos, y a menudo reflexionan sobre el propio acto de escribir. Ha recibido muchos galardones por su obra, entre ellos el Premio Octavio Paz, el Premio Reina Sofía, el Premio Cervantes y el Premio Max Jacob.

La vida de Ida Vitale ha estado marcada por el exilio. En 1974, tuvo que dejar su país por la dictadura y se fue a México, donde vivió una década. Allí conoció a Octavio Paz, quien la invitó a formar parte de la revista Vuelta. También se enamoró de la cultura mexicana, especialmente de las palabras del náhuatl, que aprendió a pronunciar. En México, además de escribir poesía, se dedicó al ensayo y la crítica, y participó en varios eventos literarios. Más tarde, se mudó a Estados Unidos, donde siguió escribiendo y traduciendo. En 2018, tras la muerte de su segundo marido, el poeta Enrique Fierro, volvió a Montevideo, donde vive actualmente. Tiene un libro pendiente sobre su experiencia mexicana, que se llamará “Shakespeare Palace”.

Ida Vitale es una poeta de la vida, la ética y el verbo. Su obra refleja su pasión por la naturaleza, que le viene de su infancia, cuando le gustaba observar las plantas y los animales. Algunos de sus libros, como “De plantas y animales” y “Léxico de afinidades”, son testimonio de ello. Su estilo es a la vez conceptual y sensorial, y sus temas abarcan desde la existencia hasta el sentido de las palabras. Es una de las voces más importantes de la literatura latinoamericana, y una referente para las nuevas generaciones de poetas. También ha hecho una gran labor como traductora de autores como Mario Praz, Simone de Beauvoir, Gaston Bachelard, Luigi Pirandello y Jules Supervielle.

ACCIDENTES NOCTURNOS

Palabras minuciosas, si te acuestas
te comunican sus preocupaciones.
Los árboles y el viento te argumentan
juntos diciéndote lo irrefutable
y hasta es posible que aparezca un grillo
que en medio del desvelo de tu noche
cante para indicarte tus errores.
Si cae un aguacero, va a decirte
cosas finas, que punzan y te dejan
el alma, ay, como un alfiletero.
Sólo abrirte a la música te salva:
ella, la necesaria, te remite
un poco menos árida a la almohada,
suave delfín dispuesto a acompañarte,
lejos de agobios y reconvenciones,
entre los raros mapas de la noche.
Juega a acertar las sílabas precisas
que suenen como notas, como gloria,
que acepte ella para que te acunen,
y suplan los destrozos de los días.



Un artículo de Antonio Cruzans



Entradas creadas 323

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba