Alfonso X el Sabio

Alfonso X fue un rey de Castilla, intelectual y escritor nacido el 23 de noviembre de 1221 en Toledo. Alfonso era el mayor de catorce hermanos, por lo tanto, el heredero de un Reino de Castilla y León que su abuelo, Alfonso VIII, vencedor de la decisiva batalla de las Navas de Tolosa (1212), y posteriormente su padre, Fernando III, quien conquistó las importantes ciudades de Córdoba (1236), Jaén (1246) y Sevilla (1248), convirtieron en el más pujante de la Península Ibérica. El príncipe Alfonso pasó su infancia en Galicia a cargo de unos tutores, recibiendo una educación del más alto nivel y un severo entrenamiento militar. Hasta los treinta y un años estuvo bajo la sombra de su padre, sin embargo, no le faltaron ocasiones para demostrar su valía como militar (asedio de Sevilla) y como político (negociación el sometimiento a tributario al reino musulmán de Murcia). Casado con Violante de Aragón (1242), tuvo con ella cinco hijos (entre ellos el futuro rey Sancho IV de Castilla  y cinco hijas), sin contar los ilegítimos entre las que se encuentra Beatriz, quien llegaría a ser reina de Portugal. Desde su coronación en 1252, Alfonso tuvo la ambición de convertirse en emperador de toda España (que en aquellos tiempos era un concepto geográfico, no político ni cultural, que se correspondía con la totalidad de la Península Ibérica), además de emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que le correspondía por parte de su madre, Beatriz de Suabia, para lo que gastó enormes sumas del tesoro de la Corona que le supondría un desastre económico para el reino, pues no consiguió ninguna de las dos aspiraciones. A lo largo de su reinado fue acosado por diversas revueltas: el levantamiento musulmán de 1252, el levantamiento de la nobleza de 1254, la invasión marroquí en ayuda de Granada y Murcia de 1264. En todas estas salió victorioso, anexionando el reino de Murcia a Castilla y reduciendo el reino de Granada al reducto que más tarde conquistarían los Reyes Católicos. En 1275 llegó una nueva invasión desde el norte de África, donde su hijo mayor, Fernando, perdería la vida durante los combates, mientras su segundo hijo, Sancho, se convertía en héroe al derrotar a los invasores y en heredero a un trono conflictivo y comprometido por diversos pactos, lo que les llevaría, más tarde, a padre e hijo, a un enfrentamiento irreconciliable: Sancho se reveló contra Alfonso consiguiendo un enorme respaldo tanto dentro como fuera de Castilla. Alfonso X huyó a Sevilla, donde murió el 4 de abril de 1284.

Al contrario como monarca, como intelectual Alfonso tuvo grandes logros, pues gracias a su patrocinio, e incluso participación personal en algunas ocasiones, consiguiendo crear una gran cantidad de obras creativas en traducciones, códigos de leyes, obras de ficción, poesía, astronomía, educación, crónicas y juegos. Por ejemplo: un año antes de su coronación supervisó la publicación de Calial y Dimna, que consistía en una traducción de cuentos árabes. Las tablas astronómicas alfonsinas fueron publicadas durante la primera década de su reinado. Su compilación de derecho romano, Espéculo, apareció en 1260. Alfonso X participó directamente en las Cántigas de Santa María (1279), que aparecieron primero en gallego, la lengua propia de la poesía lírica de aquellos tiempos, es una compleja obra  que le llevó veinticinco años en su composición y donde se fusionan la poesía, la música y la danza. Aunque la obra más monumental fue su código de derecho, Las Siete Partidas, basado en el derecho romano y que iba más allá de las concepciones feudales de la monarquía al representar al monarca como el agente no solo de Dios sino también de sus súbditos. Tras su muerte, este código sería proclamado ley de toda Castilla y León y sigue influyendo en la jurisprudencia actual. Así mismo, fue responsable de la primera historia de España, que fue concluida por su hijo Sancho, en la Crónica general, y de una historia más general que comenzaba con la Creación. Y en sus libros sobre juegos destacan sus estudios sobre el ajedrez.

Alfonso X promocionó el castellano como lengua cultural y de estado gracias a todas las publicaciones en prosa que él dirigió, llevadas a cabo por su grupo de traductores con la misión de sintetizar el conocimiento procedente de diversas fuentes: clásica, hebrea, cristiana e islámica, además de su decisión de emitir sus decretos reales en castellano en lugar del latín habitual de la Europa medieval. Y aunque su faceta política y militar estuvo ensombrecida a causa de su irregularidad entre logros y fracasos, la cultural fue todo un triunfo que le proporcionaría el sobrenombre de “Sabio”.

CANTIGA Nº 10. 
ESTA É DE LOOR DE SANTA MARÍA, COM’ É FREMOSA E BÔA E Á GRAN PODER

Rosa das rosas e Fror das frores,
Dona das donas, Sennor das sennores.
Rosa de beldad’ e de parecer
e Fror d’alegria e de prazer,
Dona en mui piadosa seer,
Sennor en toller coitas e doores.

Rosa das rosas e Fror das frores,
Dona das donas, Sennor das sennores.
A tal Sennor dev’ ome muit’ amar,
que de todo mal o pode guardar;
e pode-ll’ os peccados perdôar,
que faz no mundo per maos sabores.

Rosa das rosas e Fror das frores,
Dona das donas, Sennor das sennores.
Devemo-la muit’ amar e servir,
ca punna de nos guardar de falir;
des i dos erros nos faz repentir,
que nos fazemos come pecadores.

Rosa de las rosas, flor de las flores,
dueña de las dueñas, señora de las señoras.
Rosa de beldad y de belleza,
y flor de alegría y de placer,
dueña, en muy piadosa ser;
Señora en quitar cuitas y dolores.

Rosa de las rosas, flor de las flores,
dueña de las dueñas, señora de las señoras.
Tal señora debe el hombre amar,
porque de todo mal puede guardarlo,
y puede perdonarle los pecados
que hace en el mundo por apetitos malos.

Rosa de las rosas, flor de las flores,
dueña de las dueñas, señora de las señoras.
Debemos amarla mucho y servirla,
porque pugna por guardarnos
de errar y de los yerros que, como pecadores,
cometemos hace que nos arrepintamos.

Un artículo Antonio Cruzans

Entradas creadas 323

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba