Champourcín, Ernestina de

Ernestina de Champourcín, una voz singular de la poesía española del siglo XX, nació en la ciudad de Vitoria, en el seno de una familia de ideología católica y tradicionalista, el 10 de julio de 1905. Desde niña mostró su afición por la lectura y la escritura, que cultivó en Madrid, adonde se mudó con su familia en 1915. Allí realizó sus estudios en el Colegio del Sagrado Corazón y el Instituto Cardenal Cisneros, pero no pudo acceder a la universidad por la oposición de su padre. Su primer contacto con la poesía fue en francés, idioma que dominaba por su ascendencia francesa, pero pronto adoptó el español como lengua poética, influenciada por Juan Ramón Jiménez, a quien conoció personalmente y con quien mantuvo una estrecha amistad. Su primer libro de poemas, En silencio, se publicó en 1926 y reveló su sensibilidad modernista y vitalista. Dos años después contrajo matrimonio con Juan José Domenchina, poeta y secretario de Manuel Azaña, presidente de la Segunda República Española. Ernestina se integró en el ambiente cultural de la capital y formó parte del Lyceum Club Femenino, una asociación de mujeres que fomentaba la educación, el arte y los derechos femeninos. También se relacionó con otros poetas de la Generación del 27, como Federico García Lorca, Rafael Alberti, Pedro Salinas y Jorge Guillén, y participó en algunas de sus actividades literarias, como las tertulias del Café Pombo o las veladas del Ateneo de Madrid. Su segundo libro de poemas, La voz en el viento, se editó en 1931 y consolidó su estilo personal y su voz lírica. Sin embargo, su carrera poética se vio truncada por el estallido de la Guerra Civil Española en 1936, que la obligó a exiliarse junto con su esposo. Primero se establecieron en Francia y luego en México, donde permanecieron hasta 1972. Durante el exilio, Ernestina sufrió una profunda crisis existencial y espiritual que la llevó a convertirse al Opus Dei en 1940. Este hecho marcó un giro radical en su poesía, que adquirió un tono más religioso y místico. Publicó varios libros de poemas en esta línea, como Cántico inútil (1936), Presencia a oscuras (1952), El nombre que me diste (1959) y Cartas cerradas (1970). En 1972 regresó a España con su esposo y se instaló definitivamente en Madrid. Allí continuó escribiendo hasta su muerte el 27 de marzo de 1999. Su obra poética fue reconocida con diversos premios y homenajes, como el Premio Euskadi de Literatura (1995) o el Premio Nacional de las Letras Españolas (1996). Ernestina de Champourcín fue una poeta singular e innovadora que supo expresar su mundo interior con una voz propia y original.

Entradas creadas 322

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba