Jean Aicard

El 13 de mayo de 1921 fallecía en Toulon este poeta, novelista y dramaturgo francés, quien había nacido en la misma ciudad el 4 de febrero de 1848. Hijo del famoso periodista del mismo nombre, comenzó bastante joven en el mundo de la escritura, aunque en un principio usaba el seudónimo de Jean Dracia, Profundamente marcado por su infancia sureña, se convirtió con sus versos en el cantor de Provenza. Inspirado por Lamartine, a quien frecuentaba en su adolescencia, le dedicó una oda que fue coronada por la Academia Francesa. Autor de obras de teatro como: Pygmalion, Othello o el More of Venice, Le Père Lebonnard, también escribió novelas, siendo la más famosa de ellas, Maurin des Maures (1908). En 1894 se convirtió en presidente de la Société des gens de lettres y llegó a ser alcalde de Sollies-ville, en Var. En 1909 fue elegido miembro de la Academia Francesa.

Seguidamente pueden leer el poema, Cuando era niño de Jean Aicard, publicado en su libro de 1874 Los poemas de Provenza:

Cuando era niño, lo hice más de una vez,
como todos mis iguales, faltando a la escuela.
El maestro me estaba esperando: estaba en el río,
o junto al estanque, o en el pequeño bosque.

¿Tiempo perdido? No, gané, porque estaba aprendiendo cosas
que el sabio profesor nunca me dijo,
cuando escuché, furtivamente, el susurro del viento
y el ligero estremecimiento de los abejorros sobre las rosas.

Del suspiro del trigo maduro, del canto del nido,
del sonido del agua goteando sobre la rama húmeda,
de todos los sentidos confusos que perturban las hojas,
aprendí el arte divino, el ritmo y el infinito.

Hoy, el colegial de los pájaros, las cigarras
y los juncos apoyados en el borde de las verdes marismas,
imita su lenguaje y, según el arte de los versos,
describe el campo y las estaciones iguales.

Repitiendo sus mejores lecciones secretas
y el fuerte espectáculo de la naturaleza en savia,
el humilde soñador, feliz de seguir siendo su alumno,
te trae de vuelta al colegio en medio de los arbustos.

A esta hora en que todos hablan del fin que se acerca,
donde la mayoría, quejumbrosa, muere de largo aburrimiento,
el poeta, entristecido por las almas de hoy,
cuenta la virtud paciente de la encina.

En este momento que al mundo le parece el último,
donde ya se dice que la conciencia está muerta,
no va cantando de desesperación: lleva,
como muestra de vida, una rama de olivo.

Porque entiende que un verbo habita en la barca,
adivina en todo el ejemplo o consejo;
sabe que una gran esperanza brilla sobre nosotros en el sol
y que un amor sin fin hace la cadena de fuerzas.

¡Ah! con solo cruzar, cuando abril triunfa,
el prado y el bosque donde todo acaba de renacer,
el hombre, a quien nadie le ha dicho el espíritu oculto del ser,
siente bien que un dios le atraviesa el corazón!

Ahora los prados y los bosques, los manantiales que canto,
son los del mismísimo país donde fui colegial,
ni dulce rincón de tierra, amable y familiar,
donde el mar baña el cerro inclinado.

Tengo allí, en mi Provenza, donde los laureles son hermosos,
mi hogar, mi arpeo de la tierra de la patria,
y siento en este nombre mis tiernos pensamientos,
porque allí tengo amigos y allí tengo tumbas.

Un artículo de Antonio Cruzans

Entradas creadas 323

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba