José Hierro

El 3 de abril de 1922 nació en Madrid el poeta español José Hierro. Siendo todavía muy joven, su familia se trasladó a Santander, ciudad en la que asistió a la escuela primaria y se prepararía para una ingeniería que el estallido de la Guerra Civil impidió que llegara a estudiar. Su primer poema, “Una bala le ha matado”, fue publicado en 1937, cuando tenía quince años, pero dos años después, al acabar la guerra, fue detenido por comunista, procesado y encarcelado durante más de cuatro años, siendo en su encierro donde comenzó a escribir de forma sistemática evocando las experiencias vividas durante la contienda: la muerte de su padre, la interrupción de los estudios o el descubrimiento, gracias a los poemas de Gerardo Diego, a quien consideraría su “padre espiritual”, de la Generación del 27. Una vez en libertad, se trasladó, “para sobrevivir”, según sus palabras, a Valencia, donde inventaría dioses para un supuesto diccionario mitológico, participaría en la fundación, junto con su amigo José Luis Hidalgo, de la revista Corcel y realizaría su primera crítica de arte sobre una pintura de Benito Ciruelos. A principio de la década de 1940 regresaría a Santander y allí compaginaría su trabajo como metalúrgico con diversos escritos para diversas revistas. Gracias a su contacto con el grupo reformista que editaba la revista Proel, publicaría su primer libro de poemas: Tierra sin nosotros (1947), que le señala como una de las voces más representativas de la poesía social junto a otros poetas como: Blas de Otero, Gabriel Celaya o Eugenio Nora. En 1947 recibe el Premio Adonais de poesía con su obra Alegría. Tres años más tarde escribe Con las piedras, con el viento, y poco después obtendría el Premio Nacional de Poesía con Quinta del 42. Ya establecido en Madrid, comienza a trabajar para Radio Nacional de España, hasta 1987, y colabora con revistas y periódicos. En 1954 edita Estatuas yacentes y en 1958 recibe el Premio de la Crítica con su poemario Cuanto sé de mí, premio que volvería a conseguir en 1965 con El libro de las alucinaciones y, entre ambos, recibiría el Premio Juan March 1959 con sus Poesías completas. El Premio Príncipe de Asturias de las Letras le llega en 1981 y en 1990 el Premio Nacional de las Letras. A partir de este momento los premios y reconocimientos le van llegando con cierta frecuencia, lo que no le impide seguir publicando nuevos poemarios y ocupar un sillón en la Real Academia Española. José Hierro falleció en Madrid el 21 de diciembre de 2002.

LAS NUBES

Inútilmente interrogas.
Tus ojos miran al cielo.
Buscas, mirando a las nubes,
huellas que se llevó el viento.

Buscas las manos calientes,
los rostros de los que fueron,
el círculo donde yerran
tocando sus instrumentos.

Nubes que eran ritmo, canto
sin final y sin comienzo,
campanas de espumas pálidas
volteando su secreto,

palmas de mármol, criaturas
girando al compás del tiempo,
imitándole a la vida
su perpetuo movimiento.

Inútilmente interrogas
desde tus párpados ciegos.
¿Qué haces mirando a las nubes,
José Hierro?

Un artículo de Antonio Cruzans

Entradas creadas 323

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba