Julia Hartwig

Nacida el 14 de agosto de 1921 en Lublín, Polonia, estudió literatura polaca y francesa en la Universidad de Varsovia y continuó sus estudios en la Universidad Católica de Lublin. Sus primeros poemas aparecieron en la revista Odrodzenie en 1944. Hartwig vivió en París entre 1947 y 1950. En 1954, publicó “De lugares cercanos”, una colección de artículos. Publicó su primera colección de poesía “Despedidas” en 1956. Entre 1970 y 1974 vivió en los Estados Unidos, donde participó en el Programa Internacional de Escritura en la Universidad de Iowa y también enseñó en varias universidades. Editó traducciones de poesía francesa de Apollinaire, Cendrars, Max Jacob, Michaux y Reverdy y escribió libros sobre Apollinaire y Gérard de Nerval. También publicó traducciones de poetas estadounidenses como Robert Bly y Marianne Moore. Hartwig recibió diversos premios, entre los que destacan el Jurzykowski, el Thornton Wilder del Centro de Traducción de la Universidad de Columbia y el de Poesía Georg Trakl. Así mismo, recibió seis nominaciones para el prestigioso premio Nike. Es la ganadora del premio Wisława Szymborska 2014 por su libro de poesía “Zapisane”. “A pesar de haber publicado solo unos pocos volúmenes de poesía, ocupa un lugar destacado en el panorama literario polaco. Resistiendo la categorización, ocupa un puesto propio, alejada de las modas actuales o el esnobismo. Una característica de su poesía es la aversión por las visiones generales del mundo o las tonalidades emocionales individuales. En sus obras sutiles y refinadas (que, sin embargo, tienen una cosa en común: la accesibilidad), a menudo se concilian contradicciones. La seriedad contrarresta la ironía y la desesperación contrarresta la alegría extática de la existencia. Por lo general, usa formas ‘tranquilas’ y cuidadosamente elaboradas, evitando el caos y la aleatoriedad. Es una de las pocas poetas capaces de explotar de manera lograda el poema en prosa. Esto ciertamente tiene algo que ver con su larga asociación con la literatura francesa”. 

NO PREGUNTAR

En sueños alcancé a pensar
qué habrá más allá
Y me respondí a mí misma
Para qué preguntar

Cuando despertemos
nuestros pasos nos conducirán a ese lugar
que en vano hemos buscado hasta hoy
Y en sueños lo creí y a la vez no lo creí

Y ello me procuró un poco de esa felicidad
que solo en sueños puede experimentarse

Un artículo de Antonio Cruzans

Entradas creadas 323

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba