Dolors Monserdà i Vidal

Nacida en Barcelona el 10 de junio de 1845, Dolors fue una poeta, narradora, dramaturga, articulista y ensayista a caballo entre las corrientes literarias de finales del siglo XIX y las primeras estéticas del siglo XX, dejando un rico legado literario con múltiples registros, convirtiéndose en una de las figuras más destacadas de las letras catalanas.

Nacida en el seno de una familia acomodada, José Moncerdá y Beatriz Vidal, pudo acceder a una educación superior, algo poco frecuente entre las mujeres de su tiempo, por lo que pronto daría desarrollo a su vocación literaria, escribiendo primero en español y, a partir de 1875, en catalán.

A los veintisiete años contrajo matrimonio con Eusebio Maciá i Pujol, con quien tuvo cuatro hijos. Su marido, de fuertes convicciones conservadoras, se opuso firmemente a que Dolors se dedicara a la escritura, lo que provocó fuertes tensiones en el matrimonio, sin embargo, muy pronto ella volvería a su ocupación literaria, convirtiéndose en uno de los vértices de la escena cultural barcelonesa, participando en treinta y siete convocatorias de Juegos Florales a lo largo de su brillante carrera y llegando a ser la primera mujer española en presidir algunos de ellos.

Gracias a esta frecuente presencia en los círculos culturales de su ciudad, pronto le llegaron multitud de homenajes, premios, nombramientos y otros honores. Al mismo tiempo, colaboró con regularidad en algunas publicaciones y trabajos colectivos, consolidándose su reputación, no solo en Cataluña, sino también en el resto de España y Europa, con traducciones de sus obras a varios idiomas.

Con el paso del tiempo, la orientación temática de su obra, especialmente en sus ensayos y prosa, comenzó a abordar la problemática social, como la educación femenina, la esclavitud colonial, las condiciones laborales de los proletarios, la degeneración moral de la burguesía catalana o la crisis económica, llegando a crear, en 1910, el Patronato Obreres de l’Agulla, una especie de organización sindical destinada a mejorar los derechos de las costureras, uno de los sectores laborales más deprimidos de aquel momento. Estas inquietudes sociales le granjearon no pocos problemas, pero también muchos reconocimientos, como el de la escritora y activista María Aurelia Capmany, quien dijo de ella que era “la conciencia social de la derecha”. Así mismo, está considerada como una de las mujeres pioneras del movimiento feminista catalán.

Su trabajo fue de lo más variado, ya que no se limitó a un solo género. Así, en el apartado de la creación dramática, en 1873 escribió Sembrad y cogeréis, una comedia en castellano, en verso y compuesta por tres actos, que fue estrenada el 5 de enero del año siguiente y siendo ésta una pieza característica del teatro burgués del siglo XIX en la que aparece una clara confrontación entre dos mentalidades opuestas: la antigua clase adinerada que se negaba a trabajar con la única aspiración de vivir de sus rentas, y la nueva burguesía, trabajadora y estudiosa, que abogaba por el derecho de las mujeres a ejercer la plena actividad, tanto laboral, como intelectual. Tres años más tarde, estrenaría un drama en catalán, Teresa o un jorn de prova, donde, escrito también en verso y con dos actos, se trata del conflicto de una mujer viuda que, dejándose llevar por su amor de madre, renuncia a todo y se rebaja hasta lo más profundo con tal de poder conseguir una buena posición social para su hijo.

Su producción poética, de tendencia romántica, fue traducida al alemán, el búlgaro y el sueco, obteniendo múltiples premios en este género. De su producción narrativa, donde perfila con fidelidad la sociedad de su tiempo y la situación de la mujer, destacaremos, La Monteserrat (1893) y La fabricanta (1904).

Dolors murió el 1 de abril de 1919, a la edad de 73 años.

L'Estrella 

La nit ha cobert la terra 
amb son mantell de foscor, 
amb feresa de silenci 
i amb feresa de remors. 
Tot un món ple de misteri 
s’aixeca d’un món que dorm, 
i l’esperit de les serres 
per la buidor se remou. 
Amb l’aleteig de ses ales 
colors i perfils confon; 
posant encisants aromes 
dins cada flor que desclou. 

Bo i saltant la meva néta 
m’ha volgut seguir a l’hort; 
plançonet de nou anyades 
frisa per saber-ho tot. 
Los secrets de l’estelada 
li tenen robat lo cor; 
i es deleix per veure el Carro 
dibuixat amb punts de foc. 
Lo bell Camí de Sant Jaume 
l’encisa amb sos resplendors; 
mes la seva enamorada 
és l’Estrella del Pastor. 

Tot mirant les meravelles 
que del cel la volta enclou, 
un estel l’ha traspassada 
com un coet volador. 
La nena tota tremola 
i em diu encesa de goig: 
-Àvia ¡és l’infant que ens envia 
des del cel Nostre Senyor!
La Estrella

La noche ha cubierto la tierra 
con su manto de oscuridad, 
con fiereza de silencio 
y con fiereza de rumores.
Todo un mundo lleno de misterio 
se levanta de un mundo que duerme, 
y el espíritu de las sierras 
por el vacío se remueve. 
Con el aleteo de ses ales 
colores y perfiles confunde; 
poniendo encantadores aromas 
dentro de cada flor que cierra. 

Feliz y saltando mi nieta 
me ha querido seguir hasta el huerto; 
vástago de nueve añadas 
impaciente por saberlo todo. 
Los secretos de las estrellas 
le tienen robado el corazón; 
y se deleita por ver el Carro 
dibujado con puntos de fuego. 
El bello Camino de Santiago 
la hechiza con sus replandores; 
más su enamorada 
es la Estrella del Pastor. 

Y mirando las maravillas 
que del cielo la bóveda encierra, 
una estrella la ha traspasado 
como un cohete volador. 
La niña toda tiembla 
y me dice encendida de gozo:
 -Abuela ¡es el niño que nos envía 
desde el cielo Nuestro Señor!

Un artículo de Antonio Cruzans

Entradas creadas 235

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba