La madre, de Víctor Manuel

La droga es un monstruo que devora vidas jóvenes y destruye las ilusiones de muchas familias. Muchos artistas han reflejado este fenómeno social en sus obras, como Víctor Manuel.

A veces los espejos se vuelven opacos y no reflejan la realidad… o nuestros ojos se niegan a ver lo evidente… El amor nos vuelve ciegos y, sobre todo, el amor de una madre… Es difícil aceptar la verdad cuando hemos idealizado a las personas que amamos y, más aún, si se trata de un hijo…

Víctor Manuel, el cantautor símbolo de las libertades en la transición democrática española, presenta un problema intemporal en esta canción: la destrucción por la droga.

No solo se arruina una vida, sino que se desprecian los sacrificios, se derriban las esperanzas, se anula la personalidad, se demuele la dignidad y se daña la fe… Al final, lo único que queda es el amor, el amor de una madre que está por encima de todo, porque no es egoísta y es capaz del mayor sacrificio y entrega, aunque con ello se arranque el corazón.

La solución que esta madre da al problema de su hijo no será políticamente correcta ni religiosamente aceptable, pero nadie puede negar que es un gesto supremo de amor ante una situación sin salida.

“La Madre” es uno de los temas del álbum “Qué te puedo dar” que Víctor Manuel lanzó en 1988, el vigésimo primero de su extensa producción.

La madre, Victor Manuel

Nada que ver con la común historia,
nadie me quiere y todas esas cosas.
Ella fregaba suelos, nunca se compró ropa,
por darle un buen colegio multiplicó las sobras.

Cuál sería el instante, quién le enseñó estas cosas
cuando probó la muerte y amaneció entre sombras.
Qué te puedo dar, que no me sufras
qué te puedo dar, que no te hundas
Que no vea en tus ojos reflejos de cristal
que me mata tu angustia, que me puede tu mal
Qué te puedo dar.

Quiso ayudarle, sin saber ni cómo
y aunque no pudo, fue vendiendo todo.
Pero todo era poco para un saco sin fondo.
Un golpe a una farmacia, algún pequeño robo.
Ya de vuelta en la casa del hospital sabía
que más pronto que tarde la herida se abriría.

Qué te puedo dar, que no me sufras
qué te puedo dar, que no te hundas
Que no vea en tus ojos reflejos de cristal
que me mata tu angustia, que me puede tu mal
Qué te puedo dar.

Con la prudencia que da la locura
buscó los datos, aclaró sus dudas.
Con un último esfuerzo, le compró la más pura
y al mirarle a los ojos, se le borró entre bruma.

Él creyó que soñaba en el fugaz instante
en que acabó su tiempo abrazado a la madre.

Qué te puedo dar, que no me sufras
qué te puedo dar, que no te hundas
Que no vea en tus ojos reflejos de cristal
que me mata tu angustia, que me puede tu mal
Qué te puedo dar.

Qué te puedo dar, que no me sufras
qué te puedo dar, que no te hundas
Que no vea en tus ojos reflejos de cristal
que me mata tu angustia, que me puede tu mal
Qué te puedo dar.

En mi opinión, esta canción es muy emotiva y conmovedora. Me parece que Víctor Manuel expresa muy bien el dolor y el amor de una madre que ve a su hijo consumido por la droga y que no puede hacer nada para salvarlo. Creo que la canción también invita a reflexionar sobre las causas y las consecuencias de la drogadicción y sobre la necesidad de buscar soluciones más humanas y efectivas.

Víctor Manuel San José Sánchez nació en Mieres del Camino, Asturias, el 7 de julio de 1947. Su carrera como cantautor y productor le ha llevado a la cima de la música, siendo muy querido en España y Latinoamérica. También ha incursionado en el cine y el teatro. Sus ideas políticas y su lucha por la libertad le causaron muchos problemas con la dictadura franquista, que censuró sus trabajos, sus actuaciones e incluso le exilió. Con la llegada de la democracia, él y su mujer Ana Belén trabajaron para favorecer la transición pacífica hacia una España más libre y democrática.

Entradas creadas 395

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba