Socorro y nadie, de Mario Benedetti.

Solo un pájaro negro 
sobre el perfil cascado
una línea de sol 
en la reja de herrumbre

Mario Benedetti (1920-2009) fue un destacado escritor uruguayo de la Generación del 45. Su obra abarca diversos géneros literarios, como la poesía, la novela, el cuento, el ensayo, el teatro y la crítica cinematográfica. Entre sus obras más conocidas se encuentran La tregua, Gracias por el fuego, Primavera con una esquina rota y El amor, las mujeres y la vida.

Benedetti trabajó desde los catorce años en diversos oficios y fue periodista y director literario de la revista Marcha. Se casó en 1946 con Luz López Alegre, su compañera de toda la vida. Viajó por Europa y América Latina y se exilió durante la dictadura militar uruguaya entre 1973 y 1983. Fue militante del Frente Amplio, una coalición de izquierda que llegó al poder en 2004.

Su obra ha sido traducida a más de veinte idiomas y ha recibido numerosos premios y reconocimientos, tanto nacionales como internacionales. En su testamento creó la Fundación Mario Benedetti para preservar su obra y apoyar la literatura y los derechos humanos en Uruguay.

Benedetti tiene cuatro etapas poéticas: la primera (1948-1959) busca formas y temas nuevos, con ecos del surrealismo y el existencialismo; la segunda (1960-1973) se compromete con la realidad social y política de Uruguay y América Latina; la tercera (1974-1983) refleja su exilio, su nostalgia, su soledad y su esperanza; y la cuarta (1984-1985) celebra su vuelta a Uruguay y su reencuentro con su país y su gente. Su poesía usa un lenguaje sencillo, directo y coloquial, que se comunica con el lector y expresa sus sentimientos e ideas con claridad y sinceridad. Sus temas son universales: el amor, la muerte, la política, la amistad, la soledad, la esperanza. Es un poeta identificado con su pueblo y activo en las luchas sociales y culturales de su tiempo.

Benedetti publicó en 1965 el libro de poemas Próximo prójimo, que pertenece a su segunda etapa y que incluye un poema con el mismo título. En este poemario, el hablante lírico hace un inventario de los prójimos que han influido en su vida: el hermano, el amigo, los padres, el maestro, el enemigo, la mujer, el admirado, el cándido, el impuro, el muro gris. Se inspira en una cita de Antonio Machado: “En caso de vida o muerte, se debe estar siempre con el más próximo”. Reflexiona sobre la cercanía y la distancia de los otros, sobre la solidaridad y la soledad, sobre el amor y el odio. Esto muestra una de las temáticas más frecuentes de Benedetti: la búsqueda de la identidad a través de las relaciones humanas.

El poema que analizamos en esta ocasión, “Socorro y nadie”, pertenece a este libro. Leámoslo:

SOCORRO Y NADIE
MARIO BENEDETTI
 
Solo un pájaro negro 
sobre el perfil cascado
una línea de sol 
en la reja de herrumbre
azoteas sin rostro
sin miradas
sin nadie
estúpido domingo
voraz 
deshabitado
ahora se borra el sol 
definitivamente
el pájaro se borra 
y es un vuelo sin magia

como última señal 
de vida
la camisa
oreándose en la cuerda
agita enloquecidas
blancas mangas 
que reclaman socorro 
pero abrazan el aire.

El poema expresa la soledad y el vacío de un domingo gris y desolado. El hablante lírico ve desde su ventana algunos elementos que le muestran su aislamiento: un pájaro negro, una línea de sol, una reja de herrumbre, azoteas sin rostro. El tono es melancólico y desesperado, con adjetivos como “cascado”, “voraz”, “deshabitado”, “sin magia”. El verso final sintetiza el sentimiento del poema: la camisa que se seca en la cuerda agita sus mangas como pidiendo ayuda, pero solo abraza el aire. Es una imagen de impotencia y falta de comunicación. El pájaro negro puede simbolizar la tristeza, la muerte, la mala suerte o la soledad del hablante lírico. Contrasta con la línea de sol, que puede simbolizar la esperanza o la vida. Pero ambos elementos se borran al final del poema, lo que indica que no hay salida ni consuelo para el hablante lírico. Otros símbolos son la reja de herrumbre, que puede representar la prisión o la opresión del hablante lírico; las azoteas sin rostro, que pueden representar la indiferencia o la falta de humanidad de la ciudad; y la camisa que se seca en la cuerda, que puede representar la ausencia o la nostalgia de alguien querido. Estos símbolos refuerzan la idea de soledad y desesperación que comunica el poema.

Su estructura formal puede tener varios significados. Por un lado, el poema está compuesto por dos estrofas de diferente número de versos, lo que podría sugerir una cierta asimetría o desequilibrio. Por otro lado, el poema no tiene rima ni métrica fija, lo que podría indicar una cierta libertad o ruptura con las normas tradicionales. La ausencia de signos ortográficos también puede tener varios significados. Por un lado, podría reflejar la rapidez o la urgencia del hablante lírico por expresar sus sentimientos. Por otro lado, podría sugerir una cierta confusión o desorientación del hablante lírico ante la realidad que observa.

En conclusión, el poema “Socorro y nadie” de Mario Benedetti es un lamento desesperado por la soledad y la falta de amor. El hablante, que se siente atrapado en un mundo hostil y vacío, donde nadie lo escucha ni lo comprende, se dirige a un “tú” ausente expresándole el dolor de la pérdida, la nostalgia del pasado y el anhelo de una reconciliación que parece imposible.

Entradas creadas 392

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba